• Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • YouTube
  • RSS

Secreteándose

 

Se oía un momento en el péndulo triste

aquel viejo reloj yerto en el tiempo

forjando el cortejo al soplo del polvo

con la nueva angustia en flor...

 

*****

 

Cuando el aliento se viste de blanco

en el fondo del alma viaja un cisne

de flores de verano con la nieve

entre las jaulas de los nidos ;

esperando los espejos a un reflejo,

del valle, aprisionado por amores, ligeros,

deshilando los collares entre libros.

 

*****

 

Del fiero desierto la arena desdeña

la estrofa vibrante del labio sereno

una esfinge ilusa de fiebre abrumada

del amor quebrantado en las rocas...

 

*****

 

Más, ya no pienso en ello, me lo dicen

tus pupilas fértiles de ensueños,

de atardeceres bajo una almohada,

sin el hambre de la lluvia, bajo

la playa en la ventana, cuando ladran

las últimas estrellas en la puerta,

sacando de la esquina un arroyo.

 

*****

 

Ven y reposa la tierra clama dócil

al que la frente inclina con humildad

del dolor huésped que le dice calla

por las nubes que oprimen la balanza...

 

*****

 

Ahora dicen, que fría cae la luna

con el fuego, en las entrañas de las dunas

y el ritmo tenue de los gatos, acariciando

los relojes al ondear la brisa con los ecos,

clavando la madera del silencio del encino

por las sombras que se mueven, que se

mueren por la seda, cubierta en miniatura.

 

Autor :  JOEL FORTUNATO REYES PEREZ



Mas Reciente

Artículos Relacionados


Publica Tus Escritos

Si tienes una cuenta, publica tus escritos Gratis!.